Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”. 

Pocas cosas hay más tiernas en el fútbol que un lateral marcando un gol. Todos los laterales del mundo intentaron en su día ser delanteros o extremos, o centrocampistas, o incluso centrales, y al final acabaron ahí porque hacen menos ruido y molestan poco. La de lateral ha sido siempre una posición sin vocación ni glamour, de dorsales sosos y nulo pedigrí; una posición sin mayor remuneración mediática que la de ser cumplidor, nada más que un cumplidor por mucho que el fútbol moderno, ahora, le conceda la importancia que nunca tuvo. Los laterales son los jugadores de campo que más lejos están de la portería rival y no hace tanto, en ese tiempo de fútbol con bigotes y medias por la espinilla, de muslos al descubierto y celebraciones en vertical, un gol de un lateral era directamente el titular. Un acontecimiento. Seguir leyendo “Historias del Oviedín: ¡Oh mamá Inés! Abel Xavier”