Buscar

Peña Oviedista Barcelona

Etiqueta

Historia

Historias del Oviedín: Yo quería ser Rivas

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

Pues sí. He elegido a Rivas. Antonio Rivas Martínez, que hay que especificar porque ahora hay otro Rivas, pero este Salva de ahora aún tiene mucha agua que apartar para ganarse un sitio en mi historia del Oviedo. Antonio ya lo tiene.

Sería “nuestro Bernabéu” si hubiera llegado a ser presidente, porque don Santiago firmó ese triplete (fue también futbolista y entrenador del Real Madrid), aunque estoy casi convencido de que Rivas asumió funciones atribuibles a un presidente en aquellos primeros renglones torcidos de nuestra historia reciente y ya demasiado larga en los sótanos del infierno, que no por ser una decáda ominosa ha dejado de albergar héroes y secundarios entrañables. Seguir leyendo “Historias del Oviedín: Yo quería ser Rivas”

Historias del Oviedín: El Chepo

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

La cita fue en México D.F. un día de octubre de 2008. La intención era aprovechar el viaje y hacer el mayor número de reportajes posible sobre la comunidad asturiana en la capital azteca. Aprovechando la estancia y a pesar de los agobios de tener poco tiempo y mucho por hacer, había que localizar al tipo que vistió durante un año la camiseta azul marca Juan Casabella.

Que un entrenador responda a un número de teléfono desconocido es un poco difícil. Si el entrenador dirige a los Diablos Rojos de Toluca, líder del campeonato en aquel momento, la misión puede ser casi, casi imposible.

Sin embargo con una productora de televisión eficaz, colgada del teléfono y del portátil, la vida del plumilla es más fácil. Llamó y el míster del Toluca aceptó sin excusas. A las cinco en el Centro Asturiano. Seguir leyendo “Historias del Oviedín: El Chepo”

Historias del Oviedín: El partido de la ampliación

Esta historia, más que conocida por todos los oviedistas y por lo que no lo son, viene muy bien en esta semana de desplazamiento para recordar todo lo que nos hubiéramos perdido si aquel “milagro” no se hubiese producido. Esas jornadas repletas de oviedismo, de compañerismo, de alegrías y como no de mucho sufrimiento, pero de un sufrimiento agradecido. Ir al Carlos Tartiere es una sensación indescriptible de emoción y pasión. Ir a un desplazamiento cuando como los miembros de la Peña Oviedista Barcelona y de las otras peñas fuera de Asturias nos encontramos lejos de la tierrina es más que agradecido. Por eso algún día llegaremos a valorar en su justa medida lo que todos aportando nuestro granito de arena conseguimos en el peor momento histórico de nuestro Oviedín.

18

Una broma radiofónica, la “locura” de la mejor afición del mundo y el remate de una inversión que nos trae y nos traerá en un futuro muchas alegrías y que nos permitirá seguir disfrutando de estas jornadas.

Siempre estará el eterno agradecimiento a todos y cada uno de ellos y por supuesto siempre tendremos unas palabras para los que desearon nuestro final. ¡ESTAMOS DE VUELTA!

Sergio Vázquez

Seguir leyendo “Historias del Oviedín: El partido de la ampliación”

Historias del Oviedín: El soldado desconocido, Carlos

 

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

No veas como aprieta Zuazua con el “coche escoba”. Bien sabe la gente que me conoce que a mí lo de sentarme delante de un ordenador a escribir me cuesta horrores y por eso suelo dejarlo para las musas de la última llamada.

384He renunciado a escribir sobre Carlos porque pensaba que, a estas alturas, ya estaría más que pillado. Porque aquí en Madrid, el Real Oviedo sigue siendo Carlos. Preguntas a los más jóvenes de la redacción, que casi ni se acuerdan ya del equipo de Primera, y su nombre les sale disparado como una pierna en una prueba de reflejos, bastante por delante de otros más recientes como Oli, Pompei o Dely Valdés. Por eso pensé en él como comentarista en el estreno del nuevo Tartiere. Una pena que con el “rebote” del segundo satélite apenas se le entendiera nada. Carlos, aquel delantero que llegó en el año del ascenso casi a regañadientes, o sin casi, y que terminó siendo ídolo de una década a base de lo que ahora escasea, de tacs, de remates de primeras, y tan asturiano y oviedista como uno cualquiera que haya nacido en la maternidad del Cristo y le hayan bautizado en los Santos Apóstoles. Seguir leyendo “Historias del Oviedín: El soldado desconocido, Carlos”

Historias del Oviedín: A las vacas, ni mú

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

Lo que yo no sabía era que esa tarde iba a cambiar mi vida. O al menos la mitad.

Nacho, papá y yo habíamos bajado a Santianes, donde llevábamos todo el día arreglando los problemas del mundo y de las vacas, que viene a ser lo mismo, al calor del pan moreno y las morcillas infinitas de los de Casa Rosa.

vacaasturiana3 Seguir leyendo “Historias del Oviedín: A las vacas, ni mú”

Historias del Oviedín: Descubriendo el sentimiento (Real Oviedo-Las Palmas 1998)

 

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

No sé si los sentimientos, irracionales por naturaleza y siempre incontrolables, se pueden llegar a entender o simplemente se sienten y punto. No lo sé. Pero yo gracias a aquel viernes lo comprendí todo. Entonces ni siquiera me di cuenta, sencillamente lo procesé sin más con toda la ingenuidad y la inocencia de un niño de trece años que soñaba con ser futbolista y, si no, piloto. En aquella época de EGB y ESO ni tenía capacidad ni la necesidad de preguntarme por qué el Real Oviedo. Las razones aparecían obvias, a saber: el equipo era uno de los clubes con más solera de Primera División y cada dos domingos tenías cita en el Tartiere con la élite del fútbol español. Pero es que además, en casa, mamá no te daba de cenar hasta que saliera el resumen del Oviedo en Estudio-Estadio; tío Jaime y tío Pedrote contaban peripecias de su pasado como futbolistas del Real Oviedo y flipabas escuchando la historia de su enfrentamiento contra Cruyff; el abuelo, hoy socio número cuatro, presumía de insignia de oro en la solapa de su chaqueta, y el tío Felinos, que en paz descanse, recordaba lo mucho que había cambiado el club de cuando le tocó presidirlo. Para mí, pues, fue fácil adherirme al oviedismo.

Seguir leyendo “Historias del Oviedín: Descubriendo el sentimiento (Real Oviedo-Las Palmas 1998)”

Historias del Oviedín: El folio en blanco, Vili

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

La escena de incertidumbre ante el folio en blanco: cómo empezar a escribir una historia, una crónica o una redacción para el cole. Probablemente aquella tarde yo tuve que escribir una porque recuerdo que estaba terminando los deberes para el lunes con la radio de fondo que iba y venía. Es la costumbre de mi madre cuando nuestro equipo se la juega en algún partido: bajar el volumen en el momento más emocionante y esperar a la reacción de los vecinos. Entonces, sea buen o mal desenlace, vuelve a subirlo. No hubo goles en aquel partido en el Lluis Sitjar de Mallorca, que mi padre veía con su cuadrilla en un bar cercano. Al silbato que anunciaba el final siguieron miles de gritos, bocinas y abrazos en la calle que pudimos ver desde la terraza. Mi madre, emocionada por lo que hubiera disfrutado mi abuelo con el ascenso del Oviedo, se lamentó de no tener una bandera. Corrí a mi habitación y me puse ante un folio en blanco y, sin dudar ni medio segundo, pinté de azul la mitad. La bandera oviedista de papel lució varios días en nuestro balcón.

rocf-19880604-mac-001 Seguir leyendo “Historias del Oviedín: El folio en blanco, Vili”

Historias del Oviedín: Mi primera vez

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

Mi padre tenía las piernas más hermosas del fútbol español. Que yo recuerde, sólo el sportinguista Joaquín Alonso podía hacerle sombra. Ambos eran altos, esbeltos y educados hasta el extremo de no saber si estaban en el césped de El Molinón, en el campo del Júpiter leonés Real Club (en el caso de mi padre) o en un salón parisino. Creo que, al margen de este valioso detalle en mi vida, mis evocaciones rojiblancas apenas tendrían trascendencia. Es cierto que el bigotudo Capitán despertaba la admiración y las simpatías de medio mundo, pero en mi caso sólo había ojos para el Oviedo y el Real Madrid, aunque nunca he tenido claro si por ese orden.

He vivido durante años alejada del planeta fútbol. A mi manera, he subsistido en una burbuja sin goles, sin remates a porterías, salvo en aquellos momentos en los que era inevitable escuchar la radio en el coche, cuando regresábamos de la playa precipitadamente y en un evidente estado de nervios colectivo. Cualquiera diría que el universo se encaminaba a su cataclismo final sólo porque empezaba un partido de fútbol. Y daba igual que los niños lo estuviéramos pasando de muerte o que fuera el primer día de sol en meses. Mi padre y mi tío Janano, brillante delantero del Oviedo a mediados de los años cincuenta, desmontaban el chiringuito y ¡hala! Todos a casa, a vivir la vida de color azul.

ceroseis Seguir leyendo “Historias del Oviedín: Mi primera vez”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑