Real Oviedo: Esteban; Fernández, David Fernández, Verdés, Carlos Peña; Jon Erice, Edu Bedia (Héctor Font, min 60); Susaeta, Aguirre (Cristian Rivera, min 46), Hervías; Toché (Koné, min 77).

RCD Mallorca: Wellenreuther, Company, Costas, Aveldaño, Orio, Yuste, Sissoko, Javi Ros, Campdabal (Pereira, min 74), Moutinho (Arana, min 80) y Bianchi (Acuña, min 77).

El Real Oviedo sumó un punto en casa ante el colista en un partido con dos mitades bien diferenciadas, y sabor agridulce para la hinchada local.

El Real Oviedo volvió a rotar, dejando fuera de la convocatoria a Omgba, señalado tras el gol del Elche de hace dos semanas, y Jonathan Vila, que ha pasado de ser parte de la columna vertebral del equipo a reserva habitual. El dibujo sobre el terreno era el habitual en los últimos partidos, con las novedades de Verdés, Bedia y Toché en el once inicial, y con las ausencias obligadas de Borja y Linares.

Fuente: realoviedo.esLos primeros compases no pudieron ser peores para los carbayones, que salieron al campo sin alma, fríos, y a los que el Real Mallorca superó en todas las fases, desde la defensa al ataque. Fruto de ese dominio llegaría el primer gol del encuentro, gracias a una buena acción colectiva del conjunto bermellón finalizada por Javi Ros, tras pase de Sissoko.

El Real Oviedo no reaccionó hasta bien entrada la primera mitad, lastrado por el buen marcaje que el centro del campo mallorquín realizaba sobre Edu Bedia. Pablo Hervías trató de echarse el equipo a la espalda, contando con el incansable Peña, que siempre se ofreció por la banda izquierda, convirtiendo ésta en el eje fundamental del ataque azul.

Con un Oviedo algo anárquico, en que los esfuerzos ofensivos eran más individuales que colectivos, y un Mallorca que entró en el golpe a golpe, el partido fue sumando acercamientos a ambas áreas.

En los últimos compases del primer tiempo, Jon Erice recupera un balón en la medular, y con un inteligente pase deja a Toché solo ante Wellenreuther, al que supera con un toque lleno de clase desde unos 25 metros.

Fuente: realoviedo.es

1 – 1, marcador igualado, y equipos a vestuarios.

La reanudación vio a un Real Oviedo mejor plantado sobre el campo, con un cambio táctico fruto de la entrada de Cristian Rivera, que conformó doble pivote con Jon Erice.

La segunda mitad fue algo menos vistosa que la primera, con un Oviedo voluntarioso pero desafortunado en el remate, y un Mallorca que intentaba contragolpear, pero al que le faltaba claridad de ideas. La entrada de Font, en primera instancia, y Koné, que debutaba con la zamarra carbayona, hicieron que el Oviedo tuviera mayor presencia ofensiva, pero el Mallorca supo jugar “el otro fútbol” y embarró los minutos finales del encuentro con constantes pérdidas de tiempo, y juego duro, dando por bueno el empate.

Fuente: realoviedo.es

Final del partido y reparto de puntos justo, a tenor de lo visto en el terreno de juego, pero que deja la sensación de que este Oviedo puede dar más de sí si da con la tecla adecuada.

PROGRESA ADECUADAMENTE: La capacidad del conjunto azul para sobreponerse a los marcadores adversos. El despliegue generoso de Pablo Hervías, incansable durante los 90 minutos.

NECESITA MEJORAR: La frialdad con la que, aparentemente, sale a jugar el equipo. Demasiadas concesiones defensivas en los primeros minutos de los encuentros que cuestan puntos. La frágil memoria de algunos aficionados que ayer silbaron al equipo cuando más necesitaba el calor de su grada.

Anuncios