Real Oviedo: Esteban; Johannesson, David Fernández, Borja Gómez, Peña; Hervías, Vila, Jon Erice, Borja Valle (Aguirre, min 79) ; Linares (Edu Bedia, min 64) y Koné (Cervero, min 89).

UE Llagostera: Rene; Aimar, Tito (Benja min 74) , Querol, Chus Herrero, Chumbi, Imaz (Eloy Gila, min 87), Escassi, Pitu, Juanto (Ríos, min 28) y De los Reyes.

GOLES:

1-0. Min 2. Linares
1-1. Min 19. Querol
2-1. Min 24. Koné

Decía Sergio Egea en la rueda de prensa posterior al partido que “los triunfos están muy caros”, por eso cobra tanta relevancia que el Real Oviedo haya cubierto ya la mitad de su objetivo: alcanzar 25 de los 50 puntos que aseguren la permanencia.

El conjunto azul saltó al césped con un once que, con pocas variaciones como la baja de Susaeta por sanción, empieza a sonar de carrerilla en los oídos de los aficionados.

El Oviedo hizo una meritoria primera parte, con múltiples llegadas al área contraria, combinando rápido, y explotando las bandas. El tempranero gol de Linares, tras gran jugada de Johannesson, no sólo no calmó los ánimos azules, sino que pareció espolearles para tratar de cerrar el partido lo antes posible.

llagostera_0172

La movilidad de Koné  y Linares, junto con el excelente desempeño de Borja Valle, y la profundidad de los laterales, que fueron los asistentes en los dos goles azules, fueron una pesadilla constante para la defensa catalana.

no-principal-real-oviedo-llagostera

En plena vorágine ofensiva azul, un pelotazo a la espalda de los centrales fue aprovechado con fortuna por Querol, que con un bote irregular del balón superaba a Esteban e igualaba la contienda.

Pero el Real Oviedo no se puso nervioso, siguió con su plan, y en tan solo cinco minutos volvía a poner tierra de por medio, con un centro de Peña que encontró la acrobática espuela de Koné.

Siguieron los azules en su empeño por ampliar su ventaja, pero ni Borja Valle, ni Hervías encontraron portería en sus tiros.

El entreacto cambió por completo el partido. No es que la Llagostera pasase a dominar el encuentro, ni que el Oviedo se encerrase a mantener el resultado, es que, simplemente, se renunció, en buena medida, a jugar.

El segundo tiempo fue feo, sin tres pases seguidos con sentido. La Llagostera, sin proponérselo, sembró la duda en la afición azul, que veía que su equipo no mandaba como en la primera mitad.

Quizás por ello, Sergio Egea dio entrada a Edu Bedia, que dio orden y concierto a los carbayones, aunque no fue el dominador de otros encuentros.

El Oviedo continuó tratando de pisar el área contraria, pero sin demasiada claridad.

Las entradas de Aguirre y Cervero sirvieron para oxigenar la delantera asturiana, aunque ninguno de los dos gozó de especial relevancia durante sus minutos.

En definitiva, triunfo solvente del Real Oviedo, que mostró su mejor cara en la primera parte, y que se acuesta en puestos de play – off, y, lo que es más importante, sigue acercándose a su objetivo principal: asegurar la permanencia cuanto antes, para, a partir de ese momento, dar rienda suelta a los sueños de sus aficionados.

PROGRESA ADECUADAMENTE: El juego del equipo sigue ganando en solidez. Johannesson realizó un partido impecable, y pone más caro un puesto que, a priori, contaba con un inquilino claro. Borja Valle hizo un partido excepcional.

NECESITA MEJORAR: El doble pivote sigue dando alguna señal de alarma, ni construye con fluidez, ni destruye con contundencia.

Anuncios