Mucho habia en juego este domingo en el Tartiere, más de lo que muchos pudieran creer. La falta de confianza provocada por la derrota en San Mamés, hacia llegar a los pupilos de Generelo muy discutidos por la afición carbayona.

Captura de pantalla 2016-04-10 a las 21.54.54.pngEl partido tuvo un inicio que a muchos hizo presagiar una debacle. El orden en la presión de los numantinos impedia en todo momento que el Oviedo se sientiese comodo conbel balón. Los de Arrasate llegaban a Oviedo exprimiendo sus últimas opciones de alcanzar el ascenso y en su puesta en escena demostraron su voluntad por no dejarse ir. Magnifico trabajo de los de Soria que en los primeros veinte minutos atenazaron la salida de balon carbayona y taponaron todas las vías de ataque de los de Generelo. En esos minutos Alegría desaprovecho ante Miño (cada dia más entonado y seguro) la mejor ocasión de los sorianos en la primera parte.

El guión apenas habia de cambiar, pero la pegada carbayona se demostró con el genial remate de cabeza de Koné, repelido por el larguero o en un balón de todalíneas en el que el mismo Koné tiraría fuera ante la salida desesperada del portero numantino. En esa jugada llegó el momento de inflexión del partido, la lesión de Koné desarmó el juego de ataque del Real Oviedo. El cambio por Borja Valle dio más estabilidad al medio del campo, pero desactivó el ataque azul, siendo Toché espectador del partido durante muchos minutos.

Al final de la primera parte algunos pitos emborronaban la gran asistencia al coliseo oviedista. El público pedía más a un partido de disputa y brega.

oviedo-num.jpg

Con el cambio de parte el partido empezó a cambiar. El Oviedo salió mas decidido a tomar presencia con el balón y el Numancia poco a poco se fue achicando ante la falta de fuerzas por los esfuerzos de la primera parte. El Oviedo empezó a hacer fluir el balón hacia las bandas, ampliando el campo y haciendo sufrir a los de Arrasate, empezaron a llegar los oviedistas que se volcaron al ataque esperando resolver el partido. La contrapartida fueron las rápidas contras de los sorianos, que hicieron cundir el nerviosismo entre los azules con el paso de los minutos. Fallaron en esos minutos los numantinos, que pagaron sus errores tras la expulsión de Ripa.

En los veinte últimos minutos el Oviedo arrinconó a los de Soria hasta conseguir su objetivo. Un magnífico balon filtrado entre líneas por Michel hacia Toché permitía al pichichi carbayón dar la ventaja que habia de ser definitiva al Oviedo. Desde ese momento hasta el final, nervios, muchos nervios, muchos más que el peligro generado por el Numancia. La expulsión de Susaeta fue la peor noticia ante el crucial partido de Tarragona, pero el control del balón del Oviedo hizo que al final la afición olvidase los pitos e hiciese un acto de última comunión con su equipo.

12936539_1047579995314361_6447599093674903356_n.jpg

Al final la victoria fue la mejor noticia, en un partido duro, que anticipa lo que nos depara este final de liga. Conceptos como buen fútbol deberán quedar arrinconados en pos de resultados que nos traigan el deseado ascenso. Generelo deberá buscar alternativas en este final, dando con los recursos de su amplia plantilla y buscar la complicidad de la afición, que solamente perdonará a cambio de resultados.

Real Oviedo: Miño; Fernández, David Fernández, Jonathan Vila, Peña; Susaeta, Jon Erice (Edu Bedia, min. 63), Míchel, Hervías (Linares, min. 72); Koné (Borja Valle, min. 27) y Toché.

C.D.Numancia: Juan Pablo; Medina, Regalón, Callens, Ripa; Martínez, Gaztañaga, Marc Mateu (Orfila, min. 73), Valcarce, Dalmau (Nacho, min. 61) y Alex Alegría (Aquino, min. 68).

Goles: 1-0, minuto 83: Toché.

Anuncios