Una jornada más el Oviedo salia al campo expuesto al peligro de quedar expuesto a la furibunda crítica de los suyos. Pensando mas en conservar el territorio ganado que en conquistar territorios de la parte alta de la clasificación.

Captura de pantalla 2016-04-18 a las 12.17.41.pngPara esta nueva batalla y pensando en las bajas de Susaeta y Koné, Generelo dispuso un cambio de dibujo, dejando solo en punta al pichichi Toché y colocando a Michel en su posición natural, la media punta. De esta manera los carbatones hacían una apuesta por la solidez en el medio campo y por la posesión de balón, tal y como ha defendido en los últimos tiempos el entrenador carbayon.

El partido vivió unos primeros minutos de tanteo, con tímidos acercamientos por ambas parte. Cuando se cumplió el primer cuarto de partido el Real Oviedo empezó a generar un dominio cada vez más latente. El doble pivote carbayon abortaba todo intento de fútbol por parte de los tarraconenses y servían balones cada vez más claros hacia ambas bandas. Lección de posesión en esos minutos en los que la circulación permitio llegadas peligrosas de Borja Valle y Toché. La falta de precisión impidio en esos momentos llegar al descanso con una victoria en el marcador. Solamente en los ultimos instantes se vio acosado el Oviedo, que en la perdida por lesión de David Fdez. encontró su punto de inflexión del partido.

Desde estos minutos finales de la primera parte hasta el final del partido el Oviedo habito en las planas cotas del resultadismo, dejando su suerte a las manos de Miño, que paso de un inicio dubitativo a un final brillante. El Nastic mostro empuje, pero poco más, los sustos fueron más virtuales que reales y ambos contendientes mostraron más su miedo a perder que su convencimiento en ir a por la victoria.

Captura de pantalla 2016-04-18 a las 12.18.09.png

De esta guisa, la clasificación tras esta jornada queda aún más comprimida. Todo por decidir pero un gol average favorable para el Oviedo conseguido y dada lo ajustada de la clasificación no es un logro desdeñable. El objetivo esta claro y el equipo de Generelo empieza a dar señales de mejora. El sueño de volver no está lejos.

Gimnástic: Reina; Xisco Campos, Suzuki, Xavi Molina, Mossa; Madinda, Tejera, Lobato (Aníbal, min. 59), Emaná, Palanca (Assoubre, min. 70) y Naranjo (Juan Muñiz, min. 83).

Real Oviedo: Miño; Fernández, David Fernández (Dani Bautista, min. 42), Verdés, Peña; Hervías (Aguirre, min. 63), Jon Erice, Jonathan Vila (Omgba, min. 79), Míchel, Borja Valle; y Toché.

Arbitro: Arcediano Monescillo, del Comité Castellano-Manchego. Mostró tarjetas amarillas a los locales Anibal y Palanca, y a los visitantes Borja Valle, Jonathan Vila y Miño, también a Verdés en dos ocasiones por lo que fue expulsado en el minuto 90.

Anuncios