Buscar

Peña Oviedista Barcelona

Etiqueta

Recuerdos

Historias del Oviedín: Descubriendo el sentimiento (Real Oviedo-Las Palmas 1998)

 

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.

No sé si los sentimientos, irracionales por naturaleza y siempre incontrolables, se pueden llegar a entender o simplemente se sienten y punto. No lo sé. Pero yo gracias a aquel viernes lo comprendí todo. Entonces ni siquiera me di cuenta, sencillamente lo procesé sin más con toda la ingenuidad y la inocencia de un niño de trece años que soñaba con ser futbolista y, si no, piloto. En aquella época de EGB y ESO ni tenía capacidad ni la necesidad de preguntarme por qué el Real Oviedo. Las razones aparecían obvias, a saber: el equipo era uno de los clubes con más solera de Primera División y cada dos domingos tenías cita en el Tartiere con la élite del fútbol español. Pero es que además, en casa, mamá no te daba de cenar hasta que saliera el resumen del Oviedo en Estudio-Estadio; tío Jaime y tío Pedrote contaban peripecias de su pasado como futbolistas del Real Oviedo y flipabas escuchando la historia de su enfrentamiento contra Cruyff; el abuelo, hoy socio número cuatro, presumía de insignia de oro en la solapa de su chaqueta, y el tío Felinos, que en paz descanse, recordaba lo mucho que había cambiado el club de cuando le tocó presidirlo. Para mí, pues, fue fácil adherirme al oviedismo.

Seguir leyendo “Historias del Oviedín: Descubriendo el sentimiento (Real Oviedo-Las Palmas 1998)”

Historias del Oviedín: Elegir un equipo

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”.  

Voy a confesar unas cuantas cosas. No porque las sienta como pecados, sino porque me apetece y creo que puede ser de ayuda para generaciones venideras o recientes como la de mi pequeña Cecilia, que ahora mismo me mira si enterarse de nada.

1055909733_740215_0000000001_noticia_normalCuando era pequeño, muy pequeño, mi padre me educó en el seguimiento por igual del Real Oviedo y del Real Sporting. “Los dos son asturianos, hijo”. Cada domingo esperábamos juntos en el sofá el resumen de tres minutos del Sporting en el Estudio Estadio y si la naturaleza o la fame llamaban, uno siempre se quedaba de guardia ante la tele, no fuera a ser que colaran de repente la secuencia relámpago de los quince, veinte, pocas veces treinta goles de la jornada en Segunda. Seguir leyendo “Historias del Oviedín: Elegir un equipo”

Historias del Oviedín: El encofrador, Viktor Onopko

 

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”. 

w_900x700_30200636onopkoPor su aspecto. Porque me favorecía a la hora de vacilar a mi padre. “¿Juegas hoy?”, le bromeábamos mi hermano y yo cada vez que enfilábamos el viejo Tartiere. Qué rutinaria chanza nos ofrecía aquella galopante alopecia, más rápida e incisiva que cualquier delantero de la Liga, y que, macabro destino, me toca ahora sufrir a mí. Ése es uno de los motivos. Sin duda que lo es. Otro está relacionado con el deseo que siempre albergué de rendir su merecido homenaje a la cartera que le robaron al que fuera presidente del equipo, Eugenio Prieto, mientras hacía cola en las taquillas del Calderón para adquirir su entrada junto a la afición azul. Gesto inequívoco de la ruptura de relaciones con el Atlético de Madrid por su intromisión en el fichaje. Cuarenta y una billeteras más desaparecieron aquella aciaga tarde en la que encajamos tres goles. Aparecieron gran parte de ellas. Vacías, eso sí. Otro motivo, el principal, tiene que ver con el impacto que me causó su elegante forma de jugar y la seguridad que transmitía, sobre todo cuando se enfrentaba a un Sporting con el que nunca perdió en Primera. Porqués que me han empujado a escribir sobre él, Viktor Onopko (Luhansk, Ucrania, URSS, 14 de octubre de 1969). Seguir leyendo “Historias del Oviedín: El encofrador, Viktor Onopko”

Historias del Oviedín: Atrapado en el tiempo

Textos publicados en los libros “Un derbi solidario”. 

Existe un punto en el camino en que antes de llegar a casa sabes que ya estás en casa, ese momento en que te invade la nostalgia y el sentimiento. Cuando vives fuera y vuelves igual lo sientes más. Ese saltito, ese algo. Ese momento de reconocimiento y de seguridad: que sí, que sigue ahí. Un constante. Un faro. Te queda camino aún pero sabes que llegas. Como si hubieras cruzado la frontera.

Normal si el viaje es Madrid-Oviedo. De alguna manera sí que cruzas una frontera. Entras en las montañas en la meseta y sales de ellas en Asturias. Pasa todo como de repente, como si fueran las montañas una especie de transportador. Entrar en el cine de día y salir de noche. Hasta cambia el clima. Llega la lluvia, llega Asturias. Seguir leyendo “Historias del Oviedín: Atrapado en el tiempo”

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑